domingo, 1 de enero de 2017

EL ESFENOIDES, LA LLAVE MAESTRA



En artículos anteriores me he centrado más en la glándula pineal y como influye en nuestra percepción y desarrollo de facultades extrasensoriales. Bien, como todo, la pineal no es la única glándula que nos permite ser más conscientes de nuestro entorno. El hueso esfenoides es uno de los responsables de que esta percepción sensorial se agudice o retraiga dependiendo si esta en su posición correcta y si se  le aplican una serie de pequeños movimientos para que influya de forma positiva en nuestro cuerpo y sistema energético. 

 El hueso esfenoides esta situado en el interior de la cavidad craneal, y tiene la peculiaridad de estar articulado con todos los huesos del cráneo, considerándola una de llave maestra, y cualquier movimiento de este hueso afecta al resto del cráneo y desde la médula espinal hasta llegar al hueso sacro. Tiene forma de mariposa con las alas abiertas y en su parte central aloja a la glándula hipófisis o pituitaria, en una zona llamada la silla turca y es la encargada de segregar la hormona del crecimiento, y es considerada la glándula de la eterna juventud.


Este movimiento de flexión y extensión es como una mecedora, se asemeja aun aleteo de mariposa muy importante para la Hipófisis.

En este video se muestra el movimiento del esfeniodes y aleteo.



Este hueso ha estado cambiando durante millones de años, y modificando su forma influyendo en una serie de procesos evolutivos hasta hoy en día, y vamos haber porque es tan importante.

Hace unos 60 millones de años los prosimios tenían un esfenoides totalmente plano y sin ninguna inclinación, con el paso del tiempo hace 40 millones de años los simios ya empezaban ha tener una leve inclinación del esfenoides proporcionándoles una mayor capacidad craneal,, mayor capacidad  y memoria visual.
Hace  menos de 12 millones de años, se produjo una nueva inclinación del esfenoides dando origen a los antropoides, aumentando más la capacidad cerebral. Hace 6 millones de años apareció el australopithecus con una nueva inclinación volviendo aumentar su capacidad craneal.

Y ya hace dos millones de años, en la siguiente inclinación del esfenoides, el homínido ya podía tenerse en pie, en posición erguida, este cambio en el centro de gravedad, facilito que pudiera hacer los primeros sonidos guturales y un habla rudimentaria.

Y hace de 200000 a 160000 años ya apareció el actual homo sapiens, con la inclinación actual del esfenoides influyendo en todo el campo sensorial, mayor riego  de sangre al cerebro y mayor capacidad en el aparato locomotor.

Así que vemos que a lo largo del tiempo este hueso ha tenido cinco inclinaciones a lo largo de la historia, influyendo en nuestra evolución, y parece que seguirá en adelante en futuras inclinaciones esfenoidales. En la actualidad ya se dan casos de alteraciones en el esfenoides provocando problemas en la masticación y no sería de extrañar que pronto hubiera una sexta inclinación, otro salto evolutivo con nuevas capacidades.

El cráneo es como una cámara de resonancia y la vibración afecta de manera distinta si el esfenoides esta más o menos inclinado. Así que los sonidos que ofrezco para la glándula pineal, influirán de forma distinta dependiendo si el hueso esfenoides tiene alguna alteración.

La osteopatía craneo-sacral  creada por W.G. Shutherland, en los años 40. aplica una serie de movimientos leves en el hueso esfenoides y el sacro para equilibrar la respiración primaria.
Si este hueso esta encallado y con un movimiento casi nulo afecta a la segregación de la somatotropina o hormona del crecimiento, a demás de influir en la capacidad sensorial de nuestros 5 sentidos., esta capacidad aumenta o disminuye según la posición del esfenoides, y ahora vemos porque es tan importante para nosotros.



Los beneficios de esta terapia craneosacral son

Mejora los trastornos de aprendizaje
Dolores de cabeza
Autismo
dislexia
acúfenos (zumbidos)
vértigo
dificultad motora
perdida del gusto y olfato
problemas digestivos
ansiedad
dolores articulares y de espalda.


En México por ejemplo se practica mucho lo que se conoce como "sobar la mollera" especialmente a los niños, y se practica para corregir el hundimiento de la fontanela parietal. 


Bien, esta terapia practicada por sanadores alternativos que se pasan el conocimiento de padres a hijos, tiene una herencia ancestral.

Lo que hacen es introducir los dedos en el paladar del niño y presionar para arriba para para corregir esta deformación y seguidamente se dan unos golpes en los talones.

La manipulación del hueso del paladar influye directamente al esfenoides recolocando su posición, así que vemos que directa o indirectamente el movimiento del esfenoides influye en el estado de salud.

En la antigüedad se practicaban modificaciones en el cráneo en distintas culturas desde Egipto a Perú, según para parecerse más a los "Dioses" pero esta modificación que deforma el cráneo, también altera la forma del hueso esfenoides con lo cual no es de extrañar que lo hicieran para provocar una alteración en la percepción extrasensorial y comunicarse mejor con otras entidades o también para tener otras capacidades y verse superiores a los demás.



Como vemos el esfenoides es muy importante además de no ser muy conocido por el público en general, no todo esta en la glándula pineal, todos los factores son complementarios e influyen en nuestra evolución, si nuestra evolución interna aumenta, se verá alterada tarde o temprano en nuestro cuerpo físico para que se pueda adaptar mejor.

Joaquin Piquer.




13 comentarios:

  1. Gracies rei, molt curiós i bo de saber.

    ResponderEliminar
  2. GrAcias que interesante en Perú habrá algún lugar donde se pueda realizar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si claro, la osteopatia craneal esta muy extendida por todo el mundo, seguro que encuentras un lugar donde lo practican.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. en muchas partes es cuestión de buscar por internet en el estado de México que te encuentres

      Eliminar
  4. Eso no es una deformación, la deformación no implica que el cráneo crezca hasta tener un volumen mayor al normal. No se si me explico, en el cráneo que se ve en la primera foto, esa "persona", tendría mucha mas masa cerebral que una persona normal y el cerebro humano no crece tanto. En el caso de la tercera y cuarta foto si que son deformaciones.

    ResponderEliminar
  5. Buenas tardes Joaquín, teniendo en cuanta la relación esfenoides-pituitaria-pineal en el desarrollo sensorial y extrasensorial, ¿seria muy descabellado pensar que un implante en el esfenoides tendría más bien una función inhibidora de dichas facultades, que un mero mecanismo de localización y seguimiento?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos, pues no es nada descabellado, es un buen punto para bloquear artificialmente estas facultades, y puede que lo hagan.

      Eliminar
  6. Si. ....Y las piezas van encajando...Gracias!

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar